El padre: mentor y modelo

El padre: mentor y modelo

Celebrando el Día de los Padres 2020

Hechos 22:3

“Yo soy judío, nacido en Tarso de Cilicia, pero criado en esta ciudad. Bajo la tutela de Gamaliel recibí instrucción cabal en la ley de nuestros antepasados, y fui tan celoso de Dios como cualquiera de ustedes lo es hoy día”
Hechos 22:3

Por: Juan Bonilla

El ser padre es una responsabilidad que se debe tomar muy en serio. Es un llamado solemne y el título más alto que un hombre pueda tener. A través de los años, he podido ver cómo muchos jóvenes deciden traer al mundo un hijo, sin pensar en todo lo que esto conlleva. Incluso, he visto cómo muchos no tienen un modelo o un mentor que los guíe en su rol como padres, no tan sólo en el rol de ser proveedor y su responsabilidad como padres ante la sociedad, sino también en su rol como guía espiritual y emocional de esa nueva vida que traerán al mundo.

El ser un mentor y un modelo para la vida de un hijo(a) necesita de una preparación previa, unas experiencias vividas y sobre todo, el caminar agarrados de la mano de Dios. El apóstol Pablo, en Hechos 22:3, cuando se presentó ante el pueblo que le acusaba, se presenta como discípulo del rabino Gamaliel, uno de los rabinos más importante de esa época. ¿Por qué el apóstol Pablo menciona esto? Porque quería darle a conocer al pueblo que él había sido educado en la ley y era celoso de Dios; que a él se le había dado el conocimiento y ejemplo a través de la palabra de Dios.

En nuestro rol como padres, debemos ser dignos de ser imitados, pero eso no significa que seamos perfectos. Significa esforzarnos por ser hombres honestos e intencionales en nuestros esfuerzos por parecernos más a Cristo —quien es nuestro verdadero modelo— en cada área de nuestra vida. Por otro lado, un mentor es alguien que se preocupa activamente por ti, ora por ti, te lleva en el corazón y busca la manera que puedan pasar tiempo juntos. Los ingredientes claves en la mentoría son la sabiduría y la confianza. Usted, como mentor, le está encomendando el futuro a sus hijos y a los hijos de sus hijos.

Como padres, también debemos tener presente que cada hijo(a) llega como una bendición y con una misión de parte de Dios para la cual nosotros, como padres de corazón, debemos ser ejemplo y servir de mentores para ellos. Acciones tales como darle una Biblia para niños, enseñarles a tocar un instrumento y cantar para que alaben a nuestro Dios, son destrezas adquiridas que ellos agradecerán en el futuro.

No hay nada más hermoso que ver a toda la familia sirviendo al Señor de corazón. Dios me ha dado la bendición de que mis hijas y mis hijos —junto a mi amada esposa y este servidor— seamos adoradores de Dios y que le entreguemos nuestros dones y talentos para la expansión de Su Reino. En nuestra familia, todos hablamos un solo idioma: ¡Glorificar a Dios!

Como padres de corazón, nuestra misión es ser mentores y modelos de una familia que glorifica a Dios a través de nuestro ministerio. De esta forma, también podremos impactar a la sociedad a la cual servimos.

 

Juan Bonilla – Puerto Rico
Pastor & Capellán Internacional
Centro Cristiano Águilas de Cristo
Guayaquil, Ecuador

15 Jun 2020

"Yo soy judío, nacido en Tarso de Cilicia, pero criado en esta ciudad. Bajo la tutela de Gamaliel recibí instrucción cabal en la ley de nuestros antepasados, y fui tan celoso de Dios como cualquiera de ustedes lo es hoy día"
Hechos 22:3

Juan Bonilla

2 comentarios en “El padre: mentor y modelo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *