La bendición de ser papás

La bendición de ser papás

Celebrando el Día de los Padres 2020

Salmo 127:3-4

“He aquí, herencia de Jehová son los hijos; Cosa de estima el fruto del vientre. Como saetas en mano del valiente, Así son los hijos habidos en la juventud.”
Salmo 127:3-4

Por: Dr. Arnaldo Achucarro

Quizás este pasaje ha sido uno de los más utilizados dentro de nuestra comunidad cristiana, cuando en una familia, nace un nuevo integrante. Sin lugar a duda, es un texto que nos hace entender la bendición de ser padres, como también los privilegios y responsabilidades que esto conlleva. Cuando comprendemos esto, podemos ver la verdadera prosperidad que viene del Señor. Me gustaría ahondar en una palabra y una frase específicas que nos ayudarán a entender esto.

En primer lugar, el ser padres implica que el Señor nos dio una “herencia”, y esta herencia son nuestros hijos. Es una gran responsabilidad el poder recibir esta herencia y no se puede tomar a la ligera. El concepto errado del mundo dice: “padres hay muchos, madre hay una sola”, dando a entender que la responsabilidad solamente recae en las madres y que los padres son vistos como personas irresponsables. Si bien es cierto que en el mundo lamentablemente sucede esto, no es lo que Dios requiere de nosotros como padres. La definición de la palabra “herencia”, según el diccionario es: “Conjunto de bienes, derechos y obligaciones que, al morir alguien, son transmisibles a sus herederos o a sus legatarios”. Dios depositó en nosotros Su herencia, por lo que debemos actuar conforme a la medida que se requiere para asumir tan grande responsabilidad. No podemos dejarnos opacar por el concepto mundano de “padres”, sino entender nuestra responsabilidad como sacerdotes y guías espirituales en nuestro hogar.

En segundo lugar, el texto nos dice que los hijos son “saetas en mano del valiente”. La “saeta” es la flecha que se utilizaba en los combates en los tiempos bíblicos. Ahora, surge la pregunta: ¿Por qué la Palabra compara a los hijos con saetas? La respuesta es simple. Estas flechas eran indispensables para que los guerreros puedieran salir victoriosos en las batallas; los hijos son de la misma manera, una gran bendición en tiempos de conflictos y dificultades pues son ellos los que saldrán a la defensa de sus padres. De la misma manera en que los hijos en la antigüedad servían como defensores de sus hogares, asimismo Dios los levanta en defensa nuestra en tiempos de conflictos y también cuando las fuerzas nuestras como padres se vayan en el tiempo de nuestra vejez. ¡Que bendición ser padres!

 

Dr. Arnaldo Achucarro – Paraguay
Pastor Iglesia Casa de Gracia, Kansas City, Mo

Profesor Adjunto Midwestern Baptist Theological Seminary

16 Jun 2020

“He aquí, herencia de Jehová son los hijos; Cosa de estima el fruto del vientre. Como saetas en mano del valiente, Así son los hijos habidos en la juventud."
Salmo 127:3-4

Arnaldo Achucarro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *