Una Mejor Manera de Instruir a los Hijos P.1

Una Mejor Manera de Instruir a los Hijos P.1

Celebrando el Día de los Padres 2020

Proverbios 22:6

“Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.”
Proverbios 22:6

Por: Dr. Carlos A. Zazueta

Este tal vez sea uno de los pasajes bíblicos mejor conocidos en cuanto al tema de la crianza de los hijos, pero irónicamente es el menos comprendido. En parte se debe a que muchos padres creyentes lo interpretan como una promesa, en vez de lo que es, un proverbio. Si ellos, como padres cristianos, instruyen a sus hijos para que sean cristianos, incluso si uno de ellos ha crecido y se ha apartado del Señor, no importa. Tarde o temprano ese hijo volverá a Cristo porque, después de todo, como padres han hecho su trabajo. Sin embargo, recuerde que los proverbios no son promesas. Los proverbios son principios generales para la vida.

Proverbios 22:6 transmite una sabiduría práctica y reconfortante que ningún padre debe darse el lujo de perder. La más importante de estas lecciones se puede encontrar en dos términos: «instruye» y «en su camino».

«Instruye»

La palabra hebrea chanak significa «dedicar» o «consagrar». Se usa sólo cuatro veces en el Antiguo Testamento, tres veces en referencia a dedicar un edificio y una sola vez en cuanto a un hijo (Proverbios 22:6). En varios idiomas semíticos, esta palabra se deriva de un término relacionado con el paladar. Un verbo árabe, muy cercano a chanak, representa la costumbre de una partera de sumergir su dedo en un jarabe de dátiles para luego masajear el paladar y las encías de un recién nacido. Esto alentaba el instinto de succión del bebé para que la lactancia pudiera comenzar lo antes posible. La idea general era la de hacer algo que activara los reflejos básicos, aptos para impulsar una actividad natural y, en un estado más amplio, para crear un deseo o gusto por algo.

La mejor instrucción de los padres se logra cuando optamos por la inspiración en lugar de la coerción. Hacemos esto descubriendo los deseos naturales y las habilidades únicas del niño y alentando el comportamiento que le permitirá desarrollarse saludablemente.

Esto no quiere decir que simplemente permitamos al niño que haga lo que quiere o que no se le corrija. De hecho, un término similar a chanak se refiere al entrenamiento de un caballo. El jinete experimentado sabe que la mordida del caballo es uno de los puntos de conexión para relacionarse con el animal. Por lo tanto, usa la brida para dirigir sus energías sin romper su espíritu. Los caballos quieren correr porque Dios les dio el deseo de cumplir ese propósito para el cual fueron creados. Un jinete inteligente y cuidadoso usa el freno y las riendas para ayudar al caballo a lograr su propósito de manera segura y efectiva.

Entonces, esta primera parte del proverbio nos muestra que la principal tarea paternal es recibir a los hijos como un regalo de Dios y entonces guiarlos durante sus primeros años de vida por los caminos de Dios. De esta manera, el versículo presenta el principio educativo, dado también por Pablo en 1 Corintios 3:1-3. La segunda parte del proverbio nos mostrará a cuál «camino» se refiere Salomón.

 

Dr. Carlos A. Zazueta – México
Pastor Ministerio Visión para Vivir – Frisco, Texas

Profesor Adjunto – Dallas Theological Seminary

 

16 Jun 2020

“Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.”
Proverbios 22:6

Dr. Carlos Zazueta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.