Levantalos En Alto_El Padre que consuela_P2

Levantalos En Alto_El Padre que consuela_P2

El Padre Que Consuela_Parte 2

“…como un padre trata a sus hijos..”

Continuación…

El padre, como consolador, es llamado a caminar al lado de su(s) hijo(s) para animarlos y exhortarlos con amor a que actúen de acuerdo con las verdades Bíblicas. Pero para que este acto de consolar sea efectivo y productivo tenemos que también desarrollar la habilidad de escuchar. Los padres tienen la tendencia de convertirse en solucionadores de problemas en lugar de escuchadores de problemas. Es la naturaleza del hombre en querer solucionar problemas.  Al padre le gusta ayudar a los hijos, y decirles o mostrarles lo que deben de hacer en respuesta a lo que creen que escucharon. Si nos enfocamos en la solución durante la conversación, podemos perder mucho más que las simples palabras. Vale la pena recalcar que, si reaccionamos de una manera prejuiciosa, seguramente destruiremos cualquier futuro diálogo con los hijos. Y esto es sumamente importante en nuestra relación con los hijos.

Por otro lado, muchas veces caemos en el error de no valorar las palabras de nuestras esposas e hijos como deberíamos. ¿De qué forma escucharía si tuviera una conversación con una figura famosa en los deportes o artística? La mayoría de nosotros no se perdería de ninguna sola palabra. Pero cuando tenemos una conversación sobre cómo les fue durante el día con nuestros hijos, sobre lo que les gusta o lo que los frustra; muchas de las veces nos vemos como si sus vidas fuesen triviales. La situación en la que el amigo de su hijo le dio la espalda es insignificante para nosotros cuando la comparamos con los “problemas importantes” que nosotros, como adultos, tenemos. Sin embargo, necesitamos escuchar cada palabra que nuestros hijos expresan (o no expresan) como lo haríamos con las personas más importantes del mundo. Como padres, ellos necesitan ser las personas más importantes de nuestro mundo en esos momentos, porque nadie más puede ser su padre, excepto usted.

Además, si usted no supo escuchar detenidamente para consolar a sus hijos cuando son pequeños, les será difícil confiar en usted cuando sean mayores y necesitan las palabras de consuelo de un padre amoroso. Te lo digo por experiencia propia.

¿Sobre mi nieta? ¡Es sumamente inteligente! Salió al abuelo. ¿Acaso esperabas algo diferente? ?

¡Nos vemos próximamente en el barrio!

Copyright 2020
Dr. Rafael Gutierrez
Director-Ministerio Padre de Corazón
rafy@padredecorazon.org
www.padredecorazon.org

29 Oct 2020

“Saben también que a cada uno de ustedes lo hemos tratado como trata un padre a sus propios hijos. Los hemos animado, consolado y exhortado a llevar una vida digna de Dios, que los llama a su reino y a su gloria.”
1 Tesalonicenses 2:11-12

Pastor Rafy Gutierrez, DMin

Director Ministerio

Padre de Corazón

Rafael (Rafy) Gutierrez

Rafy Gutiérrez posee un bachillerato (licenciatura) en administración de empresas y dos maestrías; una en finanzas corporativas y otra en estudios bíblicos y ministerios. Posee un Doctorado en Ministerio (DMin) del Seminario Bautista Midwestern en Kansas City, Mo.  Su pasión es estudiar y enseñar la Biblia y brindar cuidado pastoral enfocado en el ministerio para padres.

Rafy es el Director del Ministerio Padre de Corazón, ministerio hispano de Abiding Fathers con oficinas en Dallas, Texas. Ha impartido talleres y conferencias sobre el rol del padre en Cuba, Puerto Rico, España y en varias ciudades en los Estados Unidos. Es productor y la voz en el Podcast de Padre de Corazón. Rafy es profesor adjunto en el Seminario Teológico Bautista de Midwestern y profesor invitado en el Seminario Teológico de Centro América extensión del Seminario Teológico de Dallas, Texas.

Rafy y su esposa, Ernestine (Ernie) se mudaron a la zona de Frisco, Texas desde Puerto Rico en 1995. Tienen dos hijas casadas, Amy y Wendy, y dos amados nietos, Coral y Joel.

Fue ordenado pastor en Marzo del 2016. Actualmente se congrega en The Heights en Español en Richardson, Texas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *