Hombria; Principios Fundamentales 2

Hombria; Principios Fundamentales 2

Parte 2

En la edición anterior indicamos que un principio Bíblico hace referencia a las verdades infalibles y prácticas que se encuentran en la Palabra de Dios y pueden ser aplicadas a la vida cotidiana tanto en lo personal como en todas las esferas de nuestras vidas. Estos principios orientan la acción del ser humano tanto en el ramo espiritual, como en el racional. Se trata de normas de carácter general y universal y que deben tener un propósito.

Para entender cómo seguir cierto principio en algún determinado caso, debemos usar nuestra capacidad, dada por Dios mismo, de razonar. El Libro de Los Proverbios nos dice: Pues la sabiduría entrará en tu corazón, y el conocimiento te llenará de alegría.  Las decisiones sabias te protegerán; el entendimiento te mantendrá a salvo.  La sabiduría te salvará de la gente mala, de los que hablan con palabras retorcidas. (Proverbios 2:10-12 NTV)

Dios nos dejó plasmados varios principios en la Biblia, uno de los más importantes es el propósito mismo de nuestra existencia: conocer a Dios, amarlo y servirle fielmente. Este propósito debemos tomarlo en cuenta en nuestras decisiones de vida como nos dice Proverbios 3:6 NTV: Busca su voluntad en todo lo que hagas, y él te mostrará cuál camino tomar.

Otro de los principios que nos dejó plasmados es el de la “Individualidad y el respeto a los demás” ya que Dios creó al ser humano conforme su propia imagen. Sin embargo, Él dio a cada uno distinta personalidad, talentos, dones y habilidades, haciéndolo distinto de cualquier otro y por lo tanto merecedor de respeto. El Apóstol Pablo menciona este principio en su carta a los Romanos: “Basado en el privilegio y la autoridad que Dios me ha dado, le advierto a cada uno de ustedes lo siguiente: ninguno se crea mejor de lo que realmente es. Sean realistas al evaluarse a ustedes mismos, háganlo según la medida de fe que Dios les haya dado. ROMANOS 12:3 NTV.

También, nos dejó el principio de “Sembrar y cosechar”, Dios nos menciona que no podemos esperar algo de alguien si antes nosotros no hemos sembrado y cosechado. Si sembramos mal, también segaremos mal, si sembramos el bien, eso esperaremos obtener. En la carta de Gálatas 6:7-9 NTV, leemos:  No se dejen engañar: nadie puede burlarse de la justicia de Dios. Siempre se cosecha lo que se siembra. Los que viven solo para satisfacer los deseos de su propia naturaleza pecaminosa cosecharán, de esa naturaleza, destrucción y muerte; pero los que viven para agradar al Espíritu, del Espíritu, cosecharán vida eterna. Así que no nos cansemos de hacer el bien. A su debido tiempo, cosecharemos numerosas bendiciones si no nos damos por vencidos.”

¡Ahora, vamos a lo que vinimos! He querido compartir con ustedes una serie de principios que han de regir al hombre, al varón. Son principios que le dan estructura a la identidad como hombre. También te digo que usted, como hombre, ha de decidir cuál de ellos, de estos principios que te voy a mencionar, has de trabajar o enfocarte. Te pueden servir como un punto de partida, para desarrollar y fomentar estos principios en tu vida personal y muy especial como padre. Lo podríamos llamar el principio de tus principios a seguir como hombre.

¿Listo? ¡Vamos pa’l mambo!

En su primera carta, Pedro, como líder de la primera iglesia, la llamada iglesia apostólica, nos dice: Así que alégrense de verdad. Les espera una alegría inmensa, aunque tienen que soportar muchas pruebas por un tiempo breve. Estas pruebas demostrarán que su fe es auténtica. Está siendo probada de la misma manera que el fuego prueba y purifica el oro, aunque la fe de ustedes es mucho más preciosa que el mismo oro. Entonces su fe, al permanecer firme en tantas pruebas, les traerá mucha alabanza, gloria y honra en el día que Jesucristo sea revelado a todo el mundo.”  Nuestra fe está siendo probada de la misma manera que el fuego prueba y purifica el oro. Tu carácter está siendo forjado en cada momento de su vida.

Cuando se habla de una pieza de joyería de oro de 24 quilates, quiere decir que esa pieza está hecha de oro puro, sin aleaciones con otros metales como sucede con el oro de 18, 14 o 10 quilates. El oro de veinticuatro quilates es casi 100 por ciento oro con pocas impurezas. Pero ese porcentaje es difícil de alcanzar. Los refinadores suelen utilizar uno de dos métodos para el proceso de purificación tratando de llegar a esa perfección. Uno de los procesos es más rápido y menos costoso, pero el oro resultante tiene una pureza de solo un 99,95 por ciento. ¡No está mal. El otro proceso lleva un poco más de tiempo y cuesta más, pero el oro producido tiene una pureza del 99,99 por ciento. Ninguno de los dos logra alcanzar el 100 por ciento de pureza.

En tiempos bíblicos, los refinadores usaban el fuego como purificador de oro. El fuego hizo que las impurezas subieran a la superficie para facilitar su eliminación. Esta es una buena manera de entender el proceso de nuestro propio crecimiento y formación de nuestro carácter como hombres.

Hablaremos más de esto en la próxima edición de esta nueva serie; Principios Fundamentales del hombre. Mientras tanto, nos veremos en el barrio…un cafecito a la vez.

Que Dios te bendiga abundantemente y seas de bendición para otros.

 

Copyright 2022
Dr. Rafael (Rafy)Gutierrez
Director/Pastornisterio Padre de Corazón
rafy@padredecorazon.org
www.padredecorazon.org

Foto por:  Mark König en Unplash

22 Mar 2022

Pues la sabiduría entrará en tu corazón, y el conocimiento te llenará de alegría.  Las decisiones sabias te protegerán; el entendimiento te mantendrá a salvo.  La sabiduría te salvará de la gente mala, de los que hablan con palabras retorcidas.
(Proverbios 2:10-12 NTV)

Pastor Rafy Gutierrez, DMin

Director Ministerio
Padre de Corazón

Rafael (Rafy) Gutierrez

Rafy Gutiérrez posee un bachillerato (licenciatura) en administración de empresas y dos maestrías; una en finanzas corporativas y otra en estudios bíblicos y ministerios. Posee un Doctorado en Ministerio (DMin) del Seminario Bautista Midwestern en Kansas City, Mo.  Su pasión es estudiar y enseñar la Biblia y brindar cuidado pastoral enfocado en el ministerio para padres.

Rafy es el Director del Ministerio Padre de Corazón, ministerio hispano de Abiding Fathers con oficinas en Dallas, Texas. Ha impartido talleres y conferencias sobre el rol del padre en Cuba, Puerto Rico, España y en varias ciudades en los Estados Unidos. Es productor y la voz en el Podcast de Padre de Corazón. Rafy es profesor adjunto en el Seminario Teológico Bautista de Midwestern y profesor invitado en el Seminario Teológico de Centro América extensión del Seminario Teológico de Dallas, Texas.

Rafy y su esposa, Ernestine (Ernie) se mudaron a la zona de Frisco, Texas desde Puerto Rico en 1995. Tienen dos hijas casadas, Amy y Wendy, y dos amados nietos, Coral y Joel.

Fue ordenado pastor en Marzo del 2016. Actualmente se congrega en The Heights en Español en Richardson, Texas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.