Carácter Sumisión Total- Formación en el Desierto

Carácter Sumisión Total- Formación en el Desierto

Parte 2

“Moisés supuso que Dios lo había enviado para rescatarlos, pero no fue así.” Hechos 7:25. Espera, estamos hablando de Moisés, el Libertador del pueblo Hebreo. Esteban, frente al concilio de sacerdotes dice que no fue así. Que Moisés supuso que Dios la había enviado para rescatar al pueblo Hebreo, pero no fue así. ¿No fue eso lo que sucedió? ¿No fue llamado Moisés el Libertador del pueblo hebreo? Esteban continúa diciendo: «Moisés huyo del país, viviendo como extranjero en la tierra de Madián.» Hechos 7:29. ¿Qué paso? Se suponía que Moisés se quedara en Egipto para liberar su pueblo. Después de todo, Moisés pensaba que Dios lo había llamado para liberar el pueblo, a sus hermanos.

¿Alguna vez has estado convencido, realmente convencido que has sido llamado para realizar una labor y no se ha dado en el tiempo que esperabas ni mucho menos como esperabas? ¿Has llevado a cabo tu propio plan de trabajo para alcanzar lo que crees que es tu propósito en tu vida y verlo desvanecer frente a tus ojos? ¡Es tiempo de confesión! Me ha sucedido. No una, pero varias veces. Un empleo que pensé que era el mejor y no resulto ser. Un negocio ideal que terminó en fracaso. Responder a una invitación en el ámbito ministerial pensando que era mi verdadero llamado para luego encontrar puertas cerradas. Al igual que Moisés, he tenido momentos en que “supuse que Dios me había enviado” a realizar una labor, pero no fue así. No solo es decepcionante, pero si se trata de algo que estabas convencido que era tu llamado y no sucedió, duele y duele en lo más profundo del corazón. El dolor es tan fuerte que te quebranta.

Podemos fácilmente decir que no era el tiempo para Moisés llevar a cabo su llamado. Es fácil verlo ahora, desde nuestra perspectiva, cuando sabemos el final de la historia, pero no desde la perspectiva de Moisés en ese tiempo. Yo no creo que Moisés “sacudió el polvo de sus sandalias” y se marchó cantando en ritmo de salsa: “Pronto llegará el día de mi suerte. Sé que antes de mi muerte seguro que mi suerte cambiará.” La Biblia nos dice claramente que Moisés “huyo del país, viviendo como extranjero en la tierra de Madián.” Nada esperanzador en las palabras de aquel hebreo que lo acuso, ni mucho menos en su huida a una tierra donde viviría como extranjero por cuarenta años. Recordemos que Moisés fue criado como un príncipe en el palacio del faraón. Allí recibió educación en las habilidades y las costumbres del país. Aunque era hebreo, Moisés fue criado como egipcio, y le habrían inculcado que los hebreos eran un pueblo ordinario y rudimentario, y que el pastoreo era una ocupación degradante. ¡Qué experiencia humillante habrá sido entonces para Moisés, un príncipe de Egipto, asentarse en la tierra de Madián, donde aceptó un trabajo como cuidador de ovejas!

Al leer la historia de Moisés sabemos que Dios tenia un plan bien definido. Podemos decir que todo estaba debidamente anotado en la agenda perfecta de Dios. Dios tiene tu nombre y mi nombre en su agenda también. El problema es que muchos de nosotros venimos a los caminos de Dios con nuestra propia agenda y queremos imponer la misma a Dios. Nos toma tiempo para estar en la misma agenda, en el mismo plan de Dios. Dios va formando nuestro carácter permitiendo que pasemos por un proceso, muchas veces doloroso, que cambia nuestra forma de pensar y nos alinea al plan de Dios.

Esto no se queda aquí. Esto continua…

 

Copyright 2021

Dr. Rafael (Rafy) Gutierrez

Director/Pastor – Ministerio Padre de Corazón

rafy@padredecorazon.org

www.padredecorazon.org

16 Feb 2021

"...huyó del país y vivió como extranjero en la tierra de Madián."
Hechos 7:29

Pastor Rafy Gutierrez, DMin

Director Ministerio
Padre de Corazón

Rafael (Rafy) Gutierrez

Rafy Gutiérrez posee un bachillerato (licenciatura) en administración de empresas y dos maestrías; una en finanzas corporativas y otra en estudios bíblicos y ministerios. Posee un Doctorado en Ministerio (DMin) del Seminario Bautista Midwestern en Kansas City, Mo.  Su pasión es estudiar y enseñar la Biblia y brindar cuidado pastoral enfocado en el ministerio para padres.

Rafy es el Director del Ministerio Padre de Corazón, ministerio hispano de Abiding Fathers con oficinas en Dallas, Texas. Ha impartido talleres y conferencias sobre el rol del padre en Cuba, Puerto Rico, España y en varias ciudades en los Estados Unidos. Es productor y la voz en el Podcast de Padre de Corazón. Rafy es profesor adjunto en el Seminario Teológico Bautista de Midwestern y profesor invitado en el Seminario Teológico de Centro América extensión del Seminario Teológico de Dallas, Texas.

Rafy y su esposa, Ernestine (Ernie) se mudaron a la zona de Frisco, Texas desde Puerto Rico en 1995. Tienen dos hijas casadas, Amy y Wendy, y dos amados nietos, Coral y Joel.

Fue ordenado pastor en Marzo del 2016. Actualmente se congrega en The Heights en Español en Richardson, Texas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.