Legado. Cuenta tu Historia. La Enseñanza.

Legado. Cuenta tu Historia. La Enseñanza.

La enseñanza en el hogar

Los padres estaban sumamente nerviosos, les había llegado la noticia de que el juez más estricto del tribunal vería el caso de su hijo de 12 años. El jovencito era acusado de vandalismo a edificios públicos y daños a la propiedad de varias personas reconocidas en la ciudad. Antes de entrar en el proceso del juicio, el juez se dirigió a los padres de este joven y les preguntó si ellos le habían enseñado algo de moralidad en el hogar, o si el joven asistía a alguna iglesia o Escuela Biblica Dominical. Los padres respondieron: “Bueno, la verdad es que nosotros hemos estado tan ocupados construyendo una casa tan grande en estos últimos años, que no tenemos el tiempo de ir a la iglesia ni aun de leer la biblia.” El juez les respondió a ambos padres, pero con su vista puesta en el padre: “Me parece que han estado tan ocupados construyendo una casa que no han tenido tiempo de construir un hogar.”

Esta historia es simplemente una ilustración, sin embargo, es una triste realidad en muchas familias. Se invierte tiempo considerable en construir una casa, la estructura física, y no el hogar. Nos ocupamos más en la imagen, en la apariencia, en el atractivo de la casa tanto por fuera como en el interior y no en lo que verdaderamente define el hogar.

El Salmo 78 continúa diciéndonos en los versículos 4 y 5 lo siguiente: “No les ocultaremos estas verdades a nuestros hijos, a la próxima generación les contaremos de las gloriosas obras del Señor, de su poder y de su imponentes maravillas, pues emitió sus leyes a Jacob, entregó sus enseñanzas a Israel.”  Salmos 78:4-5 (NTV). En el versículo 4 encontramos un imperativo…en esencia nos ordena a no ocultar las verdades de las lecciones escondidas de nuestro pasado, historias que hemos escuchado, que nos transmitieron nuestros antepasados. Este versículo es parte del prefacio de la historia que viene a partir del versículo 8 en este Salmo. Dios no sólo espera que su pueblo conozca bien esa historia, pero que la transmita a sus hijos y las siguientes generaciones. Partiendo de Éxodo 10:2 en adelante, cada generación ha sido instada a transmitir a la siguiente generación la herencia de la verdad contenida en Las Escrituras y de los hechos bíblicos desde la interpretación que la propia Biblia proporciona. Deuteronomio 6 junto con el Salmo 78 nos llaman a transmitir las verdades de la palabra de Dios y de las gloriosas obras del Señor, de su poder y sus imponentes maravillas.

El propósito era que las sucesivas generaciones captaran esas verdades, siempre vigentes, de manera que pusieran su confianza en Dios, no se olvidaran de sus obras y que guardaran sus mandamientos. El propósito de esas llamadas “cosas escondidas” que el salmista afirma, es que los que reciban la enseñanza, piensen y analicen con seriedad y detenimiento el contenido de éstas que se articulan en proverbios o parábolas para entenderlas y aplicarlas a sus vidas.

El propósito de esta enseñanza está vigente hoy en día, aún más cuando nuestros hijos a temprana edad están expuestos y atraídos por información en las redes cibernéticas que contaminan sus pequeños corazones y los llevan a alejarse de la Palabra de Dios. La responsabilidad de enseñar lecciones Bíblicas a nuestros hijos es algo que ha de ser de motivación y reto para los padres que están inclinados o tentados a dejar esa tarea a los llamados especialistas en las iglesias.

Las enseñanzas bíblicas no se limitan a un tiempo ni lugar determinado. Ken Canfield lo expresa de la siguiente manera en su libro “Siete Secretos de un Padre Efectivo”: “Los niños que encuentran cristianismo solamente un par de horas de la semana y solamente las cuatro paredes de la iglesia, lo más seguro crecerán creyendo que su fe es solamente es un segmento de sus vidas que no necesitan estar presente en todos los aspectos de sus vidas. Estos niños harán de Jesús el Señor de los domingos por la mañana; cuando Jesús quiere ser el Señor de sus vidas siempre, todos los días.”

La capacitación o la enseñanza en el hogar permiten a los hijos a encontrar a Jesús donde ellos están y en todo lo que hacen. Amados hermanos que me escuchan, no hay duda de que vivimos en una sociedad sobrecargada de información. Tenemos a nuestra disposición una inmensa fuente de todo tipo de datos, de información y opiniones y más opiniones las 24 horas del día, 7 días de la semana; sin embargo, tenemos un gran recurso que es el menos utilizado: La Palabra de Dios. Es esencial para nosotros los padres tener la mente de Cristo. Padres, papás que me escuchas, no cometas el error en poner tu atención y la atención de tus hijos en la información que el mundo produce mientras descuidamos y desatendemos las enseñanzas Bíblicas, no importa si son del Antiguo Testamento o del Nuevo Testamento, tienen validez hoy en día.

Las palabras del apóstol Pablo a Timoteo llegan a la mente: “Desde la niñez, se te han enseñado las sagradas Escrituras, las cuales te han dado la sabiduría para recibir la salvación que viene por confiar en Cristo Jesús. Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñarnos lo que es verdad y para hacernos ver lo que está mal en nuestra vida. Nos corrige cuando estamos equivocados y nos enseña a hacer lo correcto. Dios la usa para preparar y capacitar a su pueblo para que haga toda buena obra.” 2 Timoteo 3:15-17

Construye tu hogar sobre la Roca, Jesucristo, para que sea disfrutado por tus hijos y los hijos de tus hijos.

Copyright 2020
Dr. Rafael (Rafy) Gutierrez, DMin.
Director-Ministerio Padre de Corazón
www.padredecorazon.org
rafy@padredecorazon.org

05 Ene 2021

“No les ocultaremos estas verdades a nuestros hijos, a la próxima generación les contaremos de las gloriosas obras del Señor, de su poder y de su imponentes maravillas, pues emitió sus leyes a Jacob, entregó sus enseñanzas a Israel.”  Salmos 78:4-5 (NTV).

Pastor Rafy Gutierrez, DMin

Director Ministerio

Padre de Corazón

Rafael (Rafy) Gutierrez

Rafy Gutiérrez posee un bachillerato (licenciatura) en administración de empresas y dos maestrías; una en finanzas corporativas y otra en estudios bíblicos y ministerios. Posee un Doctorado en Ministerio (DMin) del Seminario Bautista Midwestern en Kansas City, Mo.  Su pasión es estudiar y enseñar la Biblia y brindar cuidado pastoral enfocado en el ministerio para padres.

Rafy es el Director del Ministerio Padre de Corazón, ministerio hispano de Abiding Fathers con oficinas en Dallas, Texas. Ha impartido talleres y conferencias sobre el rol del padre en Cuba, Puerto Rico, España y en varias ciudades en los Estados Unidos. Es productor y la voz en el Podcast de Padre de Corazón. Rafy es profesor adjunto en el Seminario Teológico Bautista de Midwestern y profesor invitado en el Seminario Teológico de Centro América extensión del Seminario Teológico de Dallas, Texas.

Rafy y su esposa, Ernestine (Ernie) se mudaron a la zona de Frisco, Texas desde Puerto Rico en 1995. Tienen dos hijas casadas, Amy y Wendy, y dos amados nietos, Coral y Joel.

Fue ordenado pastor en Marzo del 2016. Actualmente se congrega en The Heights en Español en Richardson, Texas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *