Hombria_Principios Fundamentales 7

Hombria_Principios Fundamentales 7

Parte 7

Un científico estaba utilizando el método inductivo para demostrar las características de una pulga. Había observado que la pulga respondía a sus instrucciones al pie de la letra. “Salta” le ordenaba a la pulguita y ella saltaba. Y es aquí donde comenzó su investigación para aprender más del comportamiento y características de la pulga. Cuidadosamente le arranco una de las patas a la pulga y le ordeno que saltara. La pulga salto al instante. El científico le arranco otra pata, y de nuevo le ordeno que saltara. Para su sorpresa la pulga salto de inmediato. El científico continuo este proceso hasta que llego a la sexta y última pata. Para entonces la pulga mostraba dificultad para saltar, pero así trataba de saltar.

El científico le arranco la sexta y última pata, y otra vez le ordeno a la pulga que saltara. La pulga no respondió. El científico alzo la voz y le ordeno: ¡Salta pulga, salta! La pulga no respondía. Por tercera vez, el científico grito a todo pulmón: ¡Salta, te lo ordeno! Pero la desdichada pulga siguió inmóvil. El científico se quedó pensativo por un largo rato y anoto la siguiente observación en su cuaderno:

“He aprendido que cuando se le arranca todas las patas a una pulga, pierde todo su sentido auditivo. Se queda completamente sorda.”

Lo que acabo de compartir con ustedes es simplemente una ilustración. No sucedió, por lo menos eso fue lo que me dijo la pulga saltando de alegría. El propósito es ilustrar que podemos llegar a conclusiones erróneas y por lo tanto tener conocimiento erróneos. Como hombres estamos llamados a aprender continuamente. Aprender debe ser un principio que debe regir o gobernar a cada hombre. Aprender y aprender correctamente.

El Diccionario general de la lengua española Vox define el aprender como la adquisición del conocimiento de algo por medio del estudio, el ejercicio o la experiencia, en especial de los conocimientos necesarios para aprender algún arte u oficio: por ejemplo: del aprendizaje al oficio; el aprendizaje en la escuela; el aprendizaje de las lenguas modernas; ejercicios de aprendizaje de la lectura, la escritura y la redacción.

Proverbios 1:5 nos dice: “Que el sabio escuche estos proverbios y se haga aún más sabio. Que los que tienen entendimiento reciban dirección.”

Un hombre de Dios nunca de presumir que lo sabe todo. Estoy seguro de que conoces a algunos que continuamente presumen que saben todo de todo. Son ingenieros, abogados, médicos, financieros, maestros, teólogos, astronautas, científicos, políticos, pastores, todo esto en una sola persona.

Un verdadero hombre de Dios constantemente estudia la Biblia y busca apoyo de otros hombres que ya han corrido la carrera o tienen más experiencia de manera que siempre pueda mejorar como hombre, esposo y padre. Esa misma actitud es la que ha de transmitir a su hijo o hijos, y los anima a que aprendan y utilicen al máximo la capacidad de aprender y razonar que Dios les ha dado. Por lo tanto el principio de aprender no solo se refiere al llamado del hombre de aprender diariamente, pero de enseñar a sus hijos.

A los niños les encanta aprender. Desde el día en que nacen, comienzan a aprender acerca del mundo. Como una esponja seca que absorbe agua, los niños absorben conocimiento. Hasta cuando juegan aprenden. ¡Es admirable que los niños aprenden a hablar un idioma entero antes de entrar a la escuela! Recientemente estuve hablando con un pastor residente en Europa y me contaba como sus hijos han aprendido un idioma en la casa, otro idioma en la escuela, y un tercer idioma con sus amigos.

La realidad es que a los niños les encanta aprender. La mejor manera de enseñar a los niños pequeños es responder a sus intereses naturales y a sus maneras de aprender. Sabemos que cuando echamos  agua al fuego lo puede apagar. Así también, el padre puede apagar la llama de aprender al obligar al niño a estar quieto, callado y a no tocar. Debemos tener cuidado de no apagar el fuego de aprender que Dios ha encendido en cada niño y en cada uno de nosotros.

Los niños aprenden más cuando pueden explorar, preguntar y tocar las cosas. Es cierto que todo niño necesita aprender a colaborar. Hay momentos señalados cuando los niños tienen que estar sentados, callados y escuchando. Pero los niños aprenden más—y se divierten haciéndolo—cuando se les permite investigar, descubrir preguntar.

Cuando los padres están determinados a aprender les enseñan a los hijos que es bueno aprender. Les enseñan a pensar—y esto aumentará la habilidad del niño para aprender. Usted puede comparar a dos niños de diferentes familias. Aunque los niños son de la misma edad, la educación de uno puede estar muchos años más adelantada que la del otro porque los padres tomaron tiempo para enseñar al niño a aprender. Si alentamos a nuestros hijos a amar el aprender, eso les ayudará a crecer en sabiduría.

Y hablando de sabiduría. El pastor Charles Swindoll nos dice que la sabiduría es la capacidad de ver con discernimiento, de la vida como Dios la percibe. La comprensión es la habilidad de responder con perspectiva. El conocimiento es el rasgo de aprender con percepción, descubrir y crecer.

Hablaremos más de esto en la próxima edición de Herramientas de Papa del Ministerio Padre de Corazón donde continuamos con esta nueva serie; Principios Fundamentales del hombre. Mientras tanto, nos veremos en el barrio…un cafecito a la vez.

Que Dios te bendiga abundantemente y seas de bendición para otros.

Copyright 2022
Dr. Rafael (Rafy) Gutiérrez
Director/Pastor
Ministerio Padre de Corazón
rafy@padredecorazon.org
www.padredecorazon.org

23 May 2022

“Que el sabio escuche estos proverbios y se haga aún más sabio. Que los que tienen entendimiento reciban dirección.”
Proverbios 1:5

Pastor Rafy Gutierrez, DMin

Director Ministerio
Padre de Corazón

Rafael (Rafy) Gutierrez

Rafy Gutiérrez posee un bachillerato (licenciatura) en administración de empresas y dos maestrías; una en finanzas corporativas y otra en estudios bíblicos y ministerios. Posee un Doctorado en Ministerio (DMin) del Seminario Bautista Midwestern en Kansas City, Mo.  Su pasión es estudiar y enseñar la Biblia y brindar cuidado pastoral enfocado en el ministerio para padres.

Rafy es el Director del Ministerio Padre de Corazón, ministerio hispano de Abiding Fathers con oficinas en Dallas, Texas. Ha impartido talleres y conferencias sobre el rol del padre en Cuba, Puerto Rico, España y en varias ciudades en los Estados Unidos. Es productor y la voz en el Podcast de Padre de Corazón. Rafy es profesor adjunto en el Seminario Teológico Bautista de Midwestern y profesor invitado en el Seminario Teológico de Centro América extensión del Seminario Teológico de Dallas, Texas.

Rafy y su esposa, Ernestine (Ernie) se mudaron a la zona de Frisco, Texas desde Puerto Rico en 1995. Tienen dos hijas casadas, Amy y Wendy, y dos amados nietos, Coral y Joel.

Fue ordenado pastor en Marzo del 2016. Actualmente se congrega en The Heights en Español en Richardson, Texas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.