Hombria; Principios Fundamentales 6

Hombria; Principios Fundamentales 6

Parte 6

A pesar de los intentos de la vida, y en especial del Maligno, de derrumbar al hombre, el hombre de Dios acepta cuan valioso es y reconoce los dones que Dios le ha dado para contribuir al hogar, la iglesia y la comunidad. El hombre entiende y ha de entender que Dios lo ha diseñado como tal y que tiene los atributos para ser un líder, esposo y padre y como tal los atesora con entusiasmo. En el caso de su rol como padre, como papá, se ocupa de pasar ese sentir a sus hijos, buscando maneras de continuamente motivar, animar, bendecir y reforzar valores Bíblicos. Como padre, se ocupa de reconocer positivamente cuando los hijos hacen bien y toman buenas decisiones como también sabe cómo corregir y guiar cuando hay que hacerlo de manera que los hijos sean hombres y mujeres de Dios.

Cuando reconocemos cuan valiosos somos para Dios, nos mueve a ser audaces, a tener valentía. El Diccionario General de la lengua española Vox define valentía como: determinación para enfrentarse a situaciones arriesgadas o difíciles. Los asuntos mundiales a veces parecen caóticos y fuera del control de Dios. Esto puede ocurrir también en nuestras vidas personales, incluyendo, por ejemplo, la traición de algún familiar cercano. Esto requiere valentía, especialmente cuando el desánimo se vuelve nuestro peor enemigo. También es necesario confiar en los propósitos de Dios, mirando nuestras circunstancias e intentando descubrir esos planes de Dios para con nosotros.

El hombre de Dios sirve al Dios de lo imposible. Sin embargo, esto no significa que el pasivamente espere a que las cosas sucedan. El consistentemente ha de realizar lo que se necesita hacer para proveer a su familia lo mejor posible, sin importar el trabajo o esfuerzo requerido. Dios nos ha llamado a ser custodios del huerto que El mismo nos ha entregado. El mandato dado a Adán en el huerto del Edén aun continua en nosotros, en nuestros hombros.

Varones, me quiero dirigir específicamente a ustedes. Nada le da más descanso a su familia que el hecho de que ahí se encuentre un hombre de Dios. Un varón espiritualmente fuerte, un hombre que no se deja llevar por las circunstancias, uno que guía a la familia a una reverencia por Dios, uno que señala el error con amor e integridad, uno que se mantiene firme en medio de la prueba, uno que sufre y aun así se mantiene optimista, uno que lucha por ser mejor cristiano cada día. Su familia, la iglesia, necesita esa clase de hombres.

Aquellos que no consideran que la valentía o fortaleza espiritual es una cualidad importante en el carácter cristiano deben considerar lo que la Escritura dice: Pero los cobardes, los incrédulos, los corruptos, los asesinos, los que cometen inmoralidades sexuales, los que practican la brujería, los que rinden culto a ídolos y todos los mentirosos, tendrán su destino en el lago de fuego que arde con azufre. Esta es la segunda muerte. Apocalipsis 21:8 (NTV)

Para los cristianos no es una opción, no podemos ser tibios. O somos de los que han reconocido a Jesucristo como su Señor y Salvador y viven para agradarle, o somos cobardes.

Quiero cerrar este tema sobre la valentía con una ilustración muy interesante. La fiesta a bordo del barco, del crucero de lujo, estaba en todo su apogeo. El capitán y la tripulación daban discursos y los pasajeros disfrutaban del viaje que duraba siete días. Sentado en la mesa de honor estaba un caballero de setenta y cinco años que, algo apenado y tímido, hacia lo mejor que podía para aceptar el elogio y el reconocimiento que se le daba esa noche.

Resulta que temprano esa mañana un joven se había caído por la borda, y en pocos segundos este anciano estaba en las aguas frías y profundas al lado del joven. Lograron rescatar al joven y el anciano se convirtió en el héroe del crucero.

Cuando por fin llego el momento para que el valiente caballero hablase, todo el salón quedo en silencio mientras él se levantaba de su silla y lentamente se acercaba al micrófono. Luego de mirar los rostros de los que allí estaban pronuncio el discurso más corto que un valiente héroe jamás haya pronunciado. Su palabras conmovedoras fueron: “Solo quiero saber una cosa: ¿Quién rayos me empujo?”

Nos veremos en el barrio…un cafecito a la vez.

Que Dios te bendiga abundantemente y seas de bendición para otros.

 

Copyright 2022
Dr. Rafael (Rafy) Gutiérrez
Director/Pastor
Ministerio Padre de Corazón
rafy@padredecorazon.org
www.padredecorazon.org

15 Abr 2022

Pero los cobardes, los incrédulos, los corruptos, los asesinos, los que cometen inmoralidades sexuales, los que practican la brujería, los que rinden culto a ídolos y todos los mentirosos, tendrán su destino en el lago de fuego que arde con azufre. Esta es la segunda muerte.
Apocalipsis 21:8 (NTV)

Pastor Rafy Gutierrez, DMin

Director Ministerio
Padre de Corazón

Rafael (Rafy) Gutierrez

Rafy Gutiérrez posee un bachillerato (licenciatura) en administración de empresas y dos maestrías; una en finanzas corporativas y otra en estudios bíblicos y ministerios. Posee un Doctorado en Ministerio (DMin) del Seminario Bautista Midwestern en Kansas City, Mo.  Su pasión es estudiar y enseñar la Biblia y brindar cuidado pastoral enfocado en el ministerio para padres.

Rafy es el Director del Ministerio Padre de Corazón, ministerio hispano de Abiding Fathers con oficinas en Dallas, Texas. Ha impartido talleres y conferencias sobre el rol del padre en Cuba, Puerto Rico, España y en varias ciudades en los Estados Unidos. Es productor y la voz en el Podcast de Padre de Corazón. Rafy es profesor adjunto en el Seminario Teológico Bautista de Midwestern y profesor invitado en el Seminario Teológico de Centro América extensión del Seminario Teológico de Dallas, Texas.

Rafy y su esposa, Ernestine (Ernie) se mudaron a la zona de Frisco, Texas desde Puerto Rico en 1995. Tienen dos hijas casadas, Amy y Wendy, y dos amados nietos, Coral y Joel.

Fue ordenado pastor en Marzo del 2016. Actualmente se congrega en The Heights en Español en Richardson, Texas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.