El Amor No Es…Parte 3a

El Amor No Es…Parte 3a

“…ni lleva un registro de las ofensas recibidas.”

1 Corintios 13:5b

Una devota feligrés de la iglesia llamó a su pastor un día que se encontraba muy enferma. Creyéndose morir, pidió al pastor que llamara a la hermana Cándida. El pastor cumplió la orden, llamó a la hermana Cándida y la llevó a la cabecera de la moribunda en cuestión. Ésta, que se llamaba Sintique, dijo con voz entrecortada a Cándida: “Quiero que sepas que hace 20 años que te odio.” “¿A mí?, dijo sorprendida Cándida, “¿pero por qué?” Entre profundos suspiros de rabia, Sintique le respondió: “¿Te acuerdas de que hace 20 años te nombraron directora del coro, cuando yo estaba más preparada y quería más que tú ese trabajo?” “Pues… sí”, contestó Cándida, “pero yo te recomendé a ti, porque siempre creí que ése era tu puesto. Para mí ha sido un trabajo enorme el cumplir con esa labor. ¡Es una lástima que no me hubieras dicho esto hace 20 años! Con mil amores te hubiera cedido el puesto.” “Quiero que me perdones”, continuó diciendo Sintique como perdiendo la voz. “¡Claro mujer, pero no tengo nada que perdonarte, lo siento por ti que has estado 20 años con amargura!” “¡Nada”, dijo Sintique en voz bien baja, “tienes que perdonarme!” “Buuueno… si esto te consuela, vale: ¡Te perdono mujer!” Ya se retiraba la buena de Cándida y al llegar a la puerta de la habitación para salir, la detuvo el vozarrón de la Sintique que le gritó: “Pero si no me muero, todo queda igual. Te sigo odiando. ¡Que te quede bien claro!” El gran absurdo del rencor radica en que perjudica realmente a quien lo padece y lo mantiene.

El Diccionario General de la Lengua Española Vox define el rencor como sentimiento de hostilidad o gran resentimiento hacia una persona a causa de una ofensa o un daño recibido. ¿Cuántos de ustedes guardan o han guardado rencor hacia una persona o varias personas? ¡Por favor no levanten la mano todos a la misma vez! He escuchado personas que dicen: “Yo no le guardo rencor a nadie, pero el que me la hace me la paga.” O “No te guardo rencor por lo que me hiciste. Pero si estas en un incendio y tengo agua…me la tomo toda.”

En 1ra de Corintios capítulo 13, al final del versículo 5, Pablo señala que el amor no guarda rencor. En este versículo aparece un importante verbo griego que se ha traducido de diferentes formas. La versión Reina Valeria del 60 lo expresa como “el amor no es rencoroso”. La Biblia de las Américas lo expresa “el amor no toma en cuenta el mal recibido”. La Nueva Traducción Viviente lo presenta: “no lleva un registro de las ofensas recibidas.” El verbo griego es logizomai, que puede traducirse como “considerar, contar, calcular o pensar”. El uso más común es el de “mantener un registro mental de los incidentes para futuras acciones”. Es un término del ámbito de la contabilidad, que alude a la anotación de datos en un libro para poder usarlos en cualquier momento. Pablo da a entender que no hemos de hacer esto con los agravios que hemos recibido. En otro pasaje, se utiliza este verbo para aludir a la forma como Dios nos ha mostrado su amor en Cristo: “Que Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo mismo, no tomando en cuenta [logizomai] a los hombres sus transgresiones” (2 Corintios 5:19). Igual que Dios nos perdona y nos trata como si no hubiéramos pecado, nosotros hemos de perdonar a quienes nos han agraviado sin guardar rencor en nuestros corazones. ¡Difícil! ¿Qué crees?

Continua…

Nos vemos en el barrio!

Copyright 202
Dr. Rafael Gutierrez
Director-Ministerio Padre de Corazón
rafy@padredecorazon.org
www.padredecorazon.org

Fuentes consultadas:
Diccionario de anécdotas, dichos e ilustraciones.
Diccionario general de la lengua española Vox. Barcelona: VOX.
Piccardo, H. R. Recuperando nuestra identidad como iglesia: Sermones sobre 1a de Corintios para la iglesia de hoy.
Fernando, A. El significado del amor: Las relaciones interpersonales en un mundo complejo.

Foto por: Scott Graham en Unsplash

15 Sep 2020

“…ni lleva un registro de las ofensas recibidas.”
1 Corintios 13:5b

Pastor Rafy Gutierrez, DMin

Director Ministerio

Padre de Corazón

Rafael (Rafy) Gutierrez

Rafy Gutiérrez posee un bachillerato (licenciatura) en administración de empresas y dos maestrías; una en finanzas corporativas y otra en estudios bíblicos y ministerios. Posee un Doctorado en Ministerio (DMin) del Seminario Bautista Midwestern en Kansas City, Mo.  Su pasión es estudiar y enseñar la Biblia y brindar cuidado pastoral enfocado en el ministerio para padres.

Rafy es el Director del Ministerio Padre de Corazón, ministerio hispano de Abiding Fathers con oficinas en Dallas, Texas. Ha impartido talleres y conferencias sobre el rol del padre en Cuba, Puerto Rico, España y en varias ciudades en los Estados Unidos. Es productor y la voz en el Podcast de Padre de Corazón. Rafy es profesor adjunto en el Seminario Teológico Bautista de Midwestern y profesor invitado en el Seminario Teológico de Centro América extensión del Seminario Teológico de Dallas, Texas.

Rafy y su esposa, Ernestine (Ernie) se mudaron a la zona de Frisco, Texas desde Puerto Rico en 1995. Tienen dos hijas casadas, Amy y Wendy, y dos amados nietos, Coral y Joel.

Fue ordenado pastor en Marzo del 2016. Actualmente se congrega en The Heights en Español en Richardson, Texas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *