El amor es paciente

El amor es paciente

El amor es paciente

¡Por amor, por amor, por amor!

“Por amor se han creado los hombres en la faz de la tierra
por amor hay quien haya querido
regalar una estrella.

Por amor fue una vez
al calvario con una cruz acuesta
aquel que también por amor
entregó el alma entera.”

……

Son solo unas estrofas de la canción “Por Amor” escrita por el compositor Rafael Solano Sánchez de la Republica Dominicana. Al igual que esta canción, se han escrito muchas canciones aludiendo al amor. El grupo británico, The Beatles, hizo famosa una de sus canciones titulada “All you need is love” (Todo lo que necesitas es amor). Un breve repaso de la letra de esta canción te lleva a ver que casi toda la canción es una repetición de la expresión “todo lo que necesitas es amor” y “amor es todo lo que necesitas.” La palabra amor es utilizada constantemente y hasta abusada muy a menudo. Usamos la palabra amor para describir nuestros sentimientos prácticamente para todo. “Amo el pastel de chocolate”, “amo un cafecito temprano en la mañana”, “amo mi coche”, “amo a mi selección de futbol”. Sin embargo, el amor a que nos referimos diariamente, como los ejemplos que le di, en nada compara al amor que nos estaremos refiriendo en la serie de reflexiones que quiero compartir con ustedes.

Pero antes, ¡vamos a ubicarnos! Tomemos un tiempo para brevemente ver el uso de la palabra amor en el idioma griego, idioma en el que fué escrito el Nuevo Testamento. [De una vez nos damos alarde que sabemos algo de griego]. Primeramente, tenemos la palabra Eros, esta palabra describe el amor apasionado que desea a la otra persona con el fin de experimentar satisfacción personal. Tiene un aspecto predominantemente físico y siempre tiene que ver con el amor sexual. Esta palabra no aparece en la Escritura del Nuevo Testamento. Esto no es porque el Nuevo Testamento rechace o degrade al amor físico, sino más bien porque para el tiempo en que se escribe el Nuevo Testamento esta palabra había llegado a asociarse con la lujuria en vez de con el amor en su más elevado sentido. Eros ha sido llamado “el amor que aún no se ha convertido”. Segundo, tenemos la palabra Filial: Encontramos este término, como por ejemplo, en el nombre de una ciudad de Lidia llamada Filadelfia. El nombre está formado por (fileo), amar, y (adelfós), hermano. La frase “amor fraternal” o “afecto fraternal” se encuentra seis veces en el Nuevo Testamento. Esta palabra describe el afecto cordial, íntimo y personal que uno le tiene a los amigos y parientes. Es el amor fraternal, un fuerte vínculo emocional, psicológico y social de camaradería entre dos personas.

Por último, llegamos en la palabra que nos interesa: Ágape. Esta palabra se deriva del verbo agapao y es el término bíblico más significativo para amor. El término griego, ágape, es el que expresa con mayor exactitud el significado cristiano de amor. En I Corintios 13, Pablo se refiere al amor ágape, el tipo de amor que busca el bienestar mayor de la otra persona, incluso al costo de la propia comodidad, seguridad y beneficio de uno mismo. Ágape implica permanencia, incondicionalidad, es una decisión más que un sentimiento, un compromiso más que una relación. Ágape significa amar no en beneficio propio, sino en beneficio de los demás. Se puede encontrar emociones profundas en el amor Eros y Filial, pero ninguno de estos iguala al amor ágape que imita el amor de Dios.

En 1 Corintios 13, Pablo nos da una clara y poética descripción del amor ágape y comienza diciendo que el amor es paciente. Es posible que resulte significativo que la primera palabra que Pablo elija para describir el amor sea “paciente”. Esto es importante porque tanto el verbo “ser paciente” como el sustantivo “paciencia” aparece 15 veces en el Nuevo Testamento para describir el carácter de los creyentes. El amor paciente implica tener paciencia y no tomar represalias con las personas que actúan de manera injusta hacia nosotros. La paciencia es mencionada como fruto del Espíritu (ver Gálatas 5:22). El que realmente ama, no fuerza situaciones; sabe esperar. Literalmente, quiere decir “lento para enojarse”, que no se irrita con facilidad. En el Nuevo Testamento se usan dos palabras para expresar esta idea. La primera se refiere a la capacidad de aguantar la presión de una carga pesada, ya sea real o figuradamente, como cuando se está sufriendo una persecución intensa. La segunda señala la facultad de soportar a una persona con quien cuesta gran esfuerzo llevarse bien. Ustedes conocen alguno de ellos.

Obviamente, la paciencia es una importante característica del amor cristiano, pero también es algo que a la mayoría de los cristianos les cuesta mucho demostrar en sus vidas. Muchos de nosotros los padres, batallamos fuertemente en tener paciencia con nuestros hijos. ¿Quieres realmente lograr tener paciencia en tu relación con tus hijos? Entonces el Señor te va a poner en situaciones duras, difíciles de digerir, difíciles de sobrellevar, te va a poner en medio de conflictos familiares que han de pulir tu carácter. Cuando más vas progresando en tener paciencia, retos más difíciles vas a poder sobrellevar y vencer. Vas a poder amar más. Vas a poder demostrar que tu amor ágape, como padre, es paciente.

Concluyo con esta graciosa ilustración: Un padre joven empujaba un cochecito de bebé calle arriba. No parecía alterarse por los continuos y fuertes llantos del bebé. Mientras andaba iba repitiendo sosegadamente: “Alberto, no te alteres. Tranquilo.” El bebé lloraba todavía mas fuerte. “Vamos Alberto, no te impacientes.” Seguía diciendo el padre. Una señora que los vio dijo al padre: “Debo felicitarle por la paciencia que usted tiene. ¡Usted definitivamente sabe cómo hablarle al niño!” Luego la señora acercándose al bebé le dijo: “¿Que te pasa, Alberto? ¿Estás bien?” “No. no, replico el padre, el bebé se llama Juanito. ¡Alberto soy yo!.”

¡El amor es paciente! ¡Nos vemos pronto en el barrio!

Copyright 2020

Dr. Rafael Gutierrez
Director Ministerio Padre de Corazón
rafy@padredecorazon.org
www.padredecorazon.org

Fuentes consultadas y citadas.

Recuperando nuestra identidad como iglesia: Sermones sobre 1a de Corintios para la iglesia de hoy – Piccardo, H. R.

Las Cartas de Pablo a los Corintios: Cartas a una iglesia problemática: 1 y 2 Corintios. Utley, B.

El significado del amor: Las relaciones interpersonales en un mundo complejo. Fernando, A.

Estudios Bíblicos ELA: Sólo faltaba el amor. Porter, R.

Gran Diccionario Enciclopédico de Anécdotas e Ilustraciones.

New Testament Commentary 1&2 Corinthians. Charles R. Swindoll.

Foto por José Jóvena en Unsplash

18 Ago 2020

El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. (1 Corintios 13:4)

Pastor Rafy Gutierrez, DMin

Director Ministerio

Padre de Corazón

Rafael (Rafy) Gutierrez

Rafy Gutiérrez posee un bachillerato (licenciatura) en administración de empresas y dos maestrías; una en finanzas corporativas y otra en estudios bíblicos y ministerios. Posee un Doctorado en Ministerio (DMin) del Seminario Bautista Midwestern en Kansas City, Mo.  Su pasión es estudiar y enseñar la Biblia y brindar cuidado pastoral enfocado en el ministerio para padres.

Rafy es el Director del Ministerio Padre de Corazón, ministerio hispano de Abiding Fathers con oficinas en Dallas, Texas. Ha impartido talleres y conferencias sobre el rol del padre en Cuba, Puerto Rico, España y en varias ciudades en los Estados Unidos. Es productor y la voz en el Podcast de Padre de Corazón. Rafy es profesor adjunto en el Seminario Teológico Bautista de Midwestern y profesor invitado en el Seminario Teológico de Centro América extensión del Seminario Teológico de Dallas, Texas.

Rafy y su esposa, Ernestine (Ernie) se mudaron a la zona de Frisco, Texas desde Puerto Rico en 1995. Tienen dos hijas casadas, Amy y Wendy, y dos amados nietos, Coral y Joel.

Fue ordenado pastor en Marzo del 2016. Actualmente se congrega en The Heights en Español en Richardson, Texas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *