Carácter El Discipulado de Pedro-Parte 11

Carácter El Discipulado de Pedro-Parte 11

Parte 11

Jesús restaura el llamado de Pedro a convertirse en pescador de personas. Restaura su liderazgo y su ministerio al pedirle tres veces “apacienta mis ovejas.” Tal vez esta conversación hubiese sido más que suficiente para Pedro rendir su vida por completo al Señor, y se diera un cambio de ciento ochenta grados en su vida. Pero aún faltaba más en la vida de Pedro. El evangelio de Juan continua la conversación entre Jesús y Pedro. En esta ocasión es Jesús, quien días atrás había predicho su propia muerte, le anuncia a Pedro su futuro, su muerte. Escucha como lo presenta el Evangelio de Juan: “Te digo la verdad, cuando eras joven, podías hacer lo que querías; te vestías tú mismo e ibas adonde querías ir. Sin embargo, cuando seas viejo, extenderás los brazos, y otros te vestirán y te llevarán adonde no quieras ir. Jesús dijo eso para darle a conocer el tipo de muerte con la que Pedro glorificaría a Dios. Entonces Jesús le dijo: Sígueme.”

Hasta este momento hemos visto a un Pedro impetuoso, terco, determinado, el tipo de líder que está dispuesto a tomar el toro por los cuernos. De hecho, esa misma mañana cuando Juan reconoció al Jesús esperando por ellos en la orilla, fue Pedro quien se lanzó al agua para llegar nadando hasta la orilla a encontrarse con el Maestro. Y ahora, luego de haber disfrutado un delicioso desayuno a la orilla del Mar de Galilea junto al Señor y los otros discípulos, Pedro escucha impactantes palabras de parte del Señor.  La predicción del futuro de Pedro por parte de Jesús no serían las palabras que Pedro hubiese querido escuchar luego de haberle declarado que le “quería”. Las palabras que irían luego de esa conversación hubiesen sido palabras de bendición, de prosperidad, de un futuro placentero. Después de todo Pedro estaba declarándole al Señor que lo quería. ¿Estás de acuerdo conmigo?

No nos olvidemos que Jesús había compartido con Pedro por tres años. Había conocido su pasado.  Ahora el Señor está revelando el futuro de Pedro. Como dijimos anteriormente, Pedro era el tipo de hombre de fuerte voluntad, determinado, y que dirigía su propia vida. Pero también, su fuerte determinación, junto a sus fracasos, lo había llevado a seguir a Jesús de lejos. ¿Te acuerdas?

Las preguntas del Señor: Pedro, ¿me amas? Pedro, ¿me quieres?, no habían asentado bien en Pedro cuando el Señor le anuncia que moriría por la causa de seguir a Cristo. Seguir a Cristo lo llevaría cargar su propia cruz hasta la muerte. Entonces Jesús sella la conversación con la misma palabra con la cual llamo a Pedro al discipulado tres años atrás: “Sígueme”. ¿Sígueme? ¿Me acabas de anunciar como he de morir, como ha de terminar mi vida y me pides que te siga?

Ponte en las sandalias de Pedro. Identifícate con Pedro en este momento. ¿Estarías dispuesto a seguir al Señor aun cuando se te anuncie de antemano que morirás por su causa? Piensa bien en tu contestación. La tendencia es que luego de una vida de discipulado, de estar comprometidos con el Señor, nuestros últimos días sean de descanso, bendición y prosperidad. No uno donde otros han de determinar que he de vestir y ser llevados a sitios donde no queremos ir.

El relato continua. Juan, una vez más, captura otro detalle de la conversaciones entre Jesús y Pedro. Escucha como lo dice el Evangelio: “Pedro se dio vuelta y vio que, detrás de ellos, estaba el discípulo a quien Jesús amaba, el que se había inclinado hacia Jesús durante la cena para preguntarle: Señor, ¿quién va a traicionarte? Pedro le preguntó a Jesús: Señor, ¿qué va a pasar con él? Jesús contestó: Si quiero que él siga vivo hasta que yo regrese, ¿qué tiene que ver contigo? En cuanto a ti, sígueme.”

Fracaso, lealtad cuestionada, predicción del final de una vida, sentimientos encontrados. Estos son elementos que nos pueden llevar fácilmente a compararnos con otros. Se encuentran en nuestra propia naturaleza. En momentos como estos miramos alrededor nuestro en búsqueda de quien o quienes han tenido faltas peores a las nuestras para sentirnos un poco mejor. Tal vez buscamos justificar nuestras acciones acusando a otros por nuestros fracasos. O cavamos nuestra propia tumba antes de tiempo, y nos declaramos por muertos. Créeme, he tenido estas tres experiencias varias veces en mi caminar con el Señor.

La pregunta de Pedro sobre Juan es válida. Después de todo, Pedro tenía la razón; si Jesús había predicho su futuro, pues me interesa saber de los demás. ¿No crees? Juan les seguía de cerca. Aún faltaba saber del futuro de los otros discípulos que estaban con Pedro esa mañana.

Has escuchado la expresión en inglés, “it is not your business.” Lo Podemos traducir como “no es asunto tuyo.”, “no te compete”. La contestación de Jesús a la pregunta de Pedro sobre qué pasaría con Juan, nos debe llamar la atención. ¡Sígueme!

¡Nos vemos en el barrio…un cafecito a la vez!

Copyright 2021
Dr. Rafael (Rafy) Gutiérrez
Director – Ministerio Padre de Corazón.
www.padredecorazon.org
rafy@padredecorazon.org,

21 Sep 2021

“Te digo la verdad, cuando eras joven, podías hacer lo que querías; te vestías tú mismo e ibas adonde querías ir. Sin embargo, cuando seas viejo, extenderás los brazos, y otros te vestirán y te llevarán adonde no quieras ir. Jesús dijo eso para darle a conocer el tipo de muerte con la que Pedro glorificaría a Dios. Entonces Jesús le dijo: Sígueme.”
Juan 21:18-19

Pastor Rafy Gutierrez, DMin

Director Ministerio

Padre de Corazón

Rafael (Rafy) Gutierrez

Rafy Gutiérrez posee un bachillerato (licenciatura) en administración de empresas y dos maestrías; una en finanzas corporativas y otra en estudios bíblicos y ministerios. Posee un Doctorado en Ministerio (DMin) del Seminario Bautista Midwestern en Kansas City, Mo.  Su pasión es estudiar y enseñar la Biblia y brindar cuidado pastoral enfocado en el ministerio para padres.

Rafy es el Director del Ministerio Padre de Corazón, ministerio hispano de Abiding Fathers con oficinas en Dallas, Texas. Ha impartido talleres y conferencias sobre el rol del padre en Cuba, Puerto Rico, España y en varias ciudades en los Estados Unidos. Es productor y la voz en el Podcast de Padre de Corazón. Rafy es profesor adjunto en el Seminario Teológico Bautista de Midwestern y profesor invitado en el Seminario Teológico de Centro América extensión del Seminario Teológico de Dallas, Texas.

Rafy y su esposa, Ernestine (Ernie) se mudaron a la zona de Frisco, Texas desde Puerto Rico en 1995. Tienen dos hijas casadas, Amy y Wendy, y dos amados nietos, Coral y Joel.

Fue ordenado pastor en Marzo del 2016. Actualmente se congrega en The Heights en Español en Richardson, Texas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *