No solo para bodas

No solo para bodas

No solo para bodas

¡Pablo no escribió estas palabras para ser usadas solamente en las bodas! Tampoco para el Dia de los Enamorados o Dia de la Amistad. Me refiero a 1 de Corintios 13: “El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor. El amor no se deleita en la maldad, sino que se regocija con la verdad. Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.” (1 Corintios 13:4-7 NIV). ¿Lo has escuchado anteriormente? ¡Lo más seguro que sí! Tal vez en tu propia boda. Tal vez en la boda que te invitaron. Tal vez lo leíste en una de las tarjetas del Dia de los Enamorados. Estoy seguro de que mucho de ustedes han escuchado estas palabras. Verdaderamente son palabras preciosas. Se acomodan muy bien para leerlas en ese momento tan especial como lo es una boda. Ese momento donde frente a la presencia de Dios, la pareja se promete amarse hasta que la muerte los separe. Describe el amor que se espera de ambos ahora como “una sola carne”. Sin embargo, Pablo no escribió estas palabras para ser usada en las bodas, el día de los enamorados o para adornar una pared. No estoy diciendo que está mal. El alcance de estas palabras va más allá del uso que se le ha dado.

Sabemos que Pablo escribió esta carta a una iglesia con serios problemas. La iglesia estaba lidiando con varios asuntos problemáticos, entre ellos la arrogancia, ya que un grupo de feligreses intentaba minimizar al otro al adjudicarse niveles más altos de espiritualidad y conocimiento. [Aquí hago un paréntesis: me parece que las cosas no han cambiado mucho. Bueno, eso es harina de otro costal o como dicen en mi país: “son otros veinte pesos.”]. Seguimos… Ante la problemática de la iglesia, Pablo desafía a la iglesia a tomar el camino “más excelente”; el amor, proveyendo una descripción preciosa y profunda de lo que es el amor. Son palabras que se han convertido como uno de los pasajes de la Biblia más conocido, enseñado y predicado.

Como dije anteriormente es muy usado en bodas, día de los enamorados y por supuesto, en el ministerio de matrimonios. Podemos decir que es el pasaje clásico para matrimonios. Estoy seguro de que si alguna dama está leyendo este escrito estaría de acuerdo conmigo. Es el amor que debe prevalecer en todo matrimonio: paciente, bondadoso, no envidioso ni jactancioso, ni mucho menos orgulloso, que no es rudo, no es egoísta, no se enoja fácilmente ni guarda rencor. El amor que no tiene maldad y se deleita en la verdad, lo disculpa todo, todo lo cree, todo lo espera y por supuesto, no faltaba más; todo lo soporta. Es la relación amorosa que debe prevalecer en cada matrimonio.

Ahora, ¿has pensado en algún momento que estas palabras bien se pueden aplicar al amor que ha de tener un padre, el papá, por sus hijos? ¿Has escuchado a un pastor, predicador, maestro de Estudios Bíblicos utilizar este pasaje para describir el amor del padre para sus hijos? Honestamente, yo no me acuerdo de haber escuchado alguno. Si eres pastor o has utilizado este pasaje para hablar del amor del padre para sus hijos, escríbeme a: rafy@padredecorazon.org. Me gustaría saber cómo te fue. Con tal solo leer el pasaje te puedo decir que se convierte en un reto bastante grande para nosotros los hombres. No solo me corresponde amar a mi esposa con el amor que describe Pablo, pero también a mis hijos.

He querido compartir con ustedes una serie sobre el tema de amar a los hijos basándonos en el pasaje de 1 Corintios 13. No pretendo que sea un Estudio Bíblico ni mucho menos una serie de predicaciones. Solo quiero compartir con ustedes una serie de reflexiones sobre el amor del padre, del papá, hacia sus hijos, en mi pasión de juntos entender y cumplir el amplio rol del padre.

Aprovecho, para lanzar un reto a cada padre que lee estas y futuras reflexiones a que me acompañen en oración constante para rescatar la imagen del padre en donde quiera que se encuentren. Invito a los pastores a que dediquen tiempo en sus predicaciones y enseñanzas sobre el rol del padre. Honestamente, me incomoda escuchar que una de las razones por la cual los pastores y predicadores no predican sobre este tema es porque deben “seguir” una predicación expositiva; libro por libro, pasaje por pasaje. Eso esta bien, pero hay una gran necesidad de ministrar a la familias, de ministrar a los padres. ¿Acaso no son ellos parte de la iglesia también? Pablo le escribió a una iglesia que estaba en serios problemas mostrándole un camino de excelencia. A otra iglesia les recordó que los trato como un padre trata a sus hijos (Tesalónica). A un esclavo lo considero como su hijo. ¡Vamos pastores, predicadores y maestros, seamos imitadores de Pablo así como él lo fue de Cristo! Capacitemos a los padres para que sean los papás que Dios quiere que sean.

¡Nos vemos próximamente en el barrio!

Copyright 2020
Dr. Rafy Gutierrez
Director Ministerio Padre de Corazón
rafy@padredecorazon.org
www.padredecorazon.org

Photo by NeONBRAND on Unsplash

11 Ago 2020

“El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor. El amor no se deleita en la maldad, sino que se regocija con la verdad. Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.” (1 Corintios 13:4-7)

Pastor Rafy Gutierrez, DMin

Director Ministerio

Padre de Corazón

Rafael (Rafy) Gutierrez

Rafy Gutiérrez posee un bachillerato (licenciatura) en administración de empresas y dos maestrías; una en finanzas corporativas y otra en estudios bíblicos y ministerios. Posee un Doctorado en Ministerio (DMin) del Seminario Bautista Midwestern en Kansas City, Mo.  Su pasión es estudiar y enseñar la Biblia y brindar cuidado pastoral enfocado en el ministerio para padres.

Rafy es el Director del Ministerio Padre de Corazón, ministerio hispano de Abiding Fathers con oficinas en Dallas, Texas. Ha impartido talleres y conferencias sobre el rol del padre en Cuba, Puerto Rico, España y en varias ciudades en los Estados Unidos. Es productor y la voz en el Podcast de Padre de Corazón. Rafy es profesor adjunto en el Seminario Teológico Bautista de Midwestern y profesor invitado en el Seminario Teológico de Centro América extensión del Seminario Teológico de Dallas, Texas.

Rafy y su esposa, Ernestine (Ernie) se mudaron a la zona de Frisco, Texas desde Puerto Rico en 1995. Tienen dos hijas casadas, Amy y Wendy, y dos amados nietos, Coral y Joel.

Fue ordenado pastor en Marzo del 2016. Actualmente se congrega en The Heights en Español en Richardson, Texas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *